Aislamiento interior en viviendas: clave para el confort del hogar

Uno de los mayores problemas de nuestras viviendas es el aislamiento deficiente y esto repercute en que se incrementa la demanda de calefacción o aire acondicionado ya que usamos más energía para calentar o enfriar la vivienda y ésta se pierde a través de los muros, tabiques, rendijas, puentes térmicos… Nuestras viviendas no conservan la energía generada de forma adecuada y esto repercute directamente en la factura energética y en el confort que sentimos en la vivienda.


Es por esto, que en algún momento de la vida útil de una vivienda es necesario acometer algún tipo de obra para reforzar el aislamiento en la vivienda, sobre todo si la vivienda tiene más de 20 años.

Las actuaciones pueden realizarse bien por el exterior, realizando una rehabilitación energética de fachadacubiertas... o reforzando el aislamiento térmico por el interior.

¿Qué es el aislamiento térmico de fachada por el interior?

El aislamiento térmico de fachada por el interior es una obra que consiste en la instalación de un material aislante, normalmente mediante instalación de paneles aislantes, o la inyección de un material aislante en la fachada a través del interior de la vivienda, por lo que no tenemos que acometer una gran obra de rehabilitación energética de fachada, con el coste y tiempo que conlleva, sino que es una obra que podemos realizar acometer de forma individual en el interior de nuestra vivienda.

Cómo aislar la vivienda por el interior:

Es un requisito indispensable antes de realizar la instalación de aislante, informarse sobre los métodos de aislamiento disponibles en el mercado y realizar un estudio que determine si las paredes cuentan con cámara de aire o no, y en caso de que sí, de cuánto espesor son,..(esto influye en la cantidad de insuflado que se realiza y por tanto, en el nivel de aislamiento ). Puede realizarse un estudio termográfico para ver si existen roturas de los puentes térmicos, que son zonas en la fachada por las que se escapa el calor y también pueden ser fuente de apariciones de humedad. Todo este tipo de datos ayudarán a determinar la solución de aislamiento más idónea,que obviamente, es diferente para cada vivienda en función de su antigüedad, tipo de construcción, orientación, zona geográfica,etc…

Una vez realizada la primera inspección en la que el técnico determina el estado de aislamiento del que dispone la vivienda, propondrá una serie de actuaciones para reforzarlo.

En muchos casos, y para rellenar las cámaras de aire, se opta por el insuflado de diferentes tipos de aislantes, los más habituales: celulosa, corcho, poliestireno extruído… También pueden inyectarse en techos, suelos…

En otros casos, si no existen cámaras de aire a las que poder insuflar el aislamiento, se suelen instalar paneles aislantes de diferentes tipos de materiales, más plásticos o más ecológicos, de cara a crear una pared que revista el interior de la vivienda confiriéndola de un mayor aislamiento.

Ventajas del aislamiento térmico por el interior

Reforzar el aislamiento repercute en el ahorro en climatización, que puede llegar a incrementarse en un 50% respecto a no contar con un buen aislamiento.

  • También se refuerza el aislamiento acústico de la vivienda y por tanto, disfrutamos de mayor silencio y aislamiento de los ruidos exteriores a la vivienda.
  • Permite sanear las deficiencias que se puedan encontrar en los muros .

Evita la aparición de humedades.

Es una obra rápida y fácil de instalar: No requiere de permisos de obras ni de la instalacion de andamiajes. Además, su instalación requiere de poco tiempo, en muchas ocasiones no es necesario ni abandonar la vivienda durante unos días, puesto que los técnicos la realizan en una o dos jornadas de trabajo.

Confort en la vivienda: con ventajas positivas para la salud, la calidad de vida y mejorar la habitabilidad de las personas en sus viviendas.

________________________-

Fuente: caloryfrio.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *